CULTURISMO & ANTIAGING: REFORZADORES DE LA RED ANTIOXIDANTE, por Xisco Serra

Existen elementos anexos a la red antioxidante, que refuerzan su efecto protector y reparador. Estos compuestos químicos son llamados reforzadores de la red e incluyen los carotenoides, los flavonoides y el selenio.

CAROTENOIDES

Los carotenoides son un grupo especial de antioxidantes. Se producen naturalmente en las frutas y vegetales, especialmente en los colores naranja, amarillo y rojo. También en los vegetales verdes y son producidos por bacterias, hongos y algas. Los humanos tenemos que obtenerlos de los alimentos.

Aunque se han identificado cerca de 700 carotenoides, solamente 60 se encuentran en los alimentos. De estos 60, sólo media docena ha sido estudiada por sus propiedades antioxidantes. Alfacaroteno, betacarotenos, licopeno, criptoxantina, luteína y zeaxantina han sido investigados hasta ahora.

En general, los carotenoides reducen el riesgo de enfermedad cardiaca y de cáncer.

Los carotenoides no son parte de la red antioxidante, pero ayudan al funcionamiento de esta al captar los radicales libres y reducir la carga de trabajo para los antioxidantes de la red.

El beta caroteno es el carotenoide más abundante en nuestra dieta y ha sido objeto de un intenso estudio científico. También, es el carotenoide más controversial.

Para 1980, el beta caroteno se volvió el suplemento anti-cáncer más famoso. El único problema era que aún no existía evidencia de que tomar suplementos podría ayudar a prevenir la enfermedad cardiaca o el cáncer en humanos. Algunos estudios fueron diseñados para contestar esta cuestión. Estas investigaciones dejaron en claro dos cosas:

–          primero, el beta caroteno obtenido de los alimentos, también se toman en combinación con otros fotoquímicos protectores como los carotenoides.

–          Segundo, la crítica más severa fue que se utilizó una versión sintética de beta caroteno diferente al encontrado en los alimentos. El contenido de las formas naturales de beta caroteno derivado de las plantas no produciría los mismos efectos dañinos.

Por lo tanto, la recomendación actual es que si eres fumador o tienes factores de riesgo para cáncer de pulmón, no debes consumir suplementos de beta caroteno sintético, pero debes consumir frutas y verduras de forma adecuada para mejorar tu nivel antioxidante y lograr un efecto protector.

¿Qué sucede con los no fumadores? ¿Deberían tomar suplementos de beta caroteno? No existe evidencia de que dosis elevadas de beta caroteno produzca daño alguno en los no fumadores. La cuestión es si estos suplementos son de ayuda o no. Si cualquier caso si tomas suplementos de carotenoides, estos deben ser en forma de carotenoides mixtos, lo cuales contienen las diferentes formas de carotenoides que se encuentran en los alimentos.

LICOPENO

El licopeno es el carotenoide que le da el color rojo a los tomates. El licopeno puede proteger contra el cáncer de próstata.

El licopeno puede funcionar como un antioxidante en el cuerpo y puede ser más poderoso que el beta caroteno. Los investigadores de la Universidad Ben Gurion y del Centro Médico Seroka en Israel demostraron que el licopeno inhibía el crecimiento de células cancerosas de mama, pulmón y tejido endotelial. El licopeno también demostró ser efectivo para la aparición de tumores en animales expuestos a agentes cancerígenos.

LUTEINA Y ZEAXANTINA

Un estudio llevado a cabo en la Escuela de Medicina de Harvard bajo la dirección de la Dra. Johanna M. Seddon, concluyó que las personas que consumen una dieta rica en vegetales de hoja verde oscura y espinacas, tienen un riesgo reducido de desarrollar degeneración macular propia del adulto, la principal causa de ceguera en personas mayores de cuarenta años. Estos alimentos son particularmente ricos en luteína y zeaxantina, dos de los carotenoides más poderosos conocidos hasta ahora. Son los dos únicos carotenoides encontrados en altas concentraciones en la región de la mácula en el ojo. Los investigadores han especulado que estos dos carotenoides pueden proteger la mácula en contra del daño por radicales libres. Interesantemente, la ingesta de vitamina E y C no parecen reducir el riesgo de degeneración macular, aunque se sabe que estos dos antioxidantes protegen en contra de la formación de cataratas.

 

LOS FLAVONOIDES

  • Los      flavonoides mejoran la memoria y la concentración y son utilizados para el      tratamiento de déficit de atención.
  • Los      flavonoides son poderosos antioxidantes que pueden mejorar la efectividad      de la vitamina C en la red antioxidante.
  • Los      flavonoides regulan el óxido nítrico, un potente radical libre que es un      regulador del flujo sanguíneo.
  • Los      flavonoides mantienen la salud cardiovascular a través de tres vías:      previenen los coágulos sanguíneos, protegen en contra de la oxidación del      colesterol LDL (colesterol malo), y disminuyen la presión arterial.
  • Los      flavonoides mejoran la función sexual en el hombre. Los flavonoides      reducen la inflamación y refuerzan el sistema inmune.
  • Fuentes      de flavonoides: plantas, frutas y vegetales. Las mejores fuentes incluyen      hojas de té, naranjas, jugos cítricos, manzanas, cebollas, uvas rojas,      fresas y picnogenol.

Los flavonoides son un grupo de más de 4,000 componentes individuales, y son parte de la familia de los polifenoles. Todos los flavonoides son antioxidantes, pero algunos son más poderosos que otros dependiendo de su estructura química. Los flavonides interactúan con la red antioxidante regenerando la vitamina C después de que es convertida en un radical libre. Al impulsar la vitamina C, también se incrementa la vitamina E, la cual provee protección tanto de las partes hidrosolubles como liposolubles de la célula.

En particular, se ha encontrado que la mezcla de los flavonoides es más poderosa que los componentes individuales. Una vez más se demuestra que los antioxidantes actúan en conjunto y que bajo cualquier circunstancia, los antioxidantes trabajando juntos son mejores que cualquiera de ellos en forma aislada.

Numerosos estudios han documentado que la gente que toma vino tinto, el cual es particularmente rico en flavonoides, tienen una taza mucho menor de infarto que los abstemios. Por ejemplo, en Francia se ingiere una cantidad importante de alimentos ricos en grasa, como mantequilla y paté, se fuman cantidades importantes de tabaco, y la enfermedad cardiaca es poco frecuente. Esta es la llamada Paradoja francesa y es atribuida a la ingesta elevada de flavonoides en el vino tinto.

Los flavonoides lentifican el envejecimiento

Uno de los experimentos más excitantes en relación a los flavonoides se llevó a cabo en el Laboratorio Packer, el cual involucraba un modelo de muerte celular semejante al proceso de envejecimiento. En ese estudio se cultivaron células cerebrales y se expusieron a glutamato, un aminoácido que es producido por el cuerpo y que es utilizado por las neuronas como un neurotransmisor. A niveles normales, el glutamato es bueno, pero en exceso, puede destruir el glutatión (antioxidante) y generar apoptosis. De hecho, se encuentran niveles elevados de glutamato en el cerebro de personas con enfermedad de Alzheimer, daño cerebral, SIDA y cáncer. Las células cerebrales expuestas al glutamato comienzan a morir rápidamente. Sin embargo, cuando se adhiere picnogenol al cultivo celular, las células cerebrales no mueren. Ellas continúan su función normalmente. Aunque este experimento fue realizado fuera del cuerpo, esto sugiere fuertemente que el picnogenol lentifica o previene la muerte cerebral que ocurre dentro del cuerpo, particularmente en áreas vulnerables como el cerebro.

Otras funciones de los flavonoides

Los flavonoides tienen un papel muy importante para el mantenimiento de la salud, como reforzadores del sistema inmunológico, alivio de la fatiga crónica, la enfermedad cardiaca, el trastorno de déficit de atención, artritis y muchas más. Picnogenol, Ginkgo biloba, resveratrol y otros flavonoides están siendo estudiados ampliamente para determinar su papel en el organismo humano y esperamos resultados sorprendentes en los siguientes años.

 

SELENIO

El selenio no es un antioxidante, pero es un componente esencial de dos enzimas antioxidantes muy importantes: la glutatión peroxidasa, la cual recicla al glutatión y es importante en la remoción de productos tóxicos derivados de la lipoperoxidación; y la tioreduxin reductasa, la cual recicla la vitamina C.

El selenio trabaja en sinergia con la vitamina E. El selenio protege en contra de muchas formas de cáncer, incluyendo el de pulmón, próstata y colon.

La gente que vive en áreas con suelo pobre en selenio tiene un riesgo elevado de morir de apoplejía (accidente cerebral vascular)

La recomendación diaria de selenio para el funcionamiento de la red antioxidante es de 200 microgramos al día. La mayoría de la gente no consume ni los 55 microgramos recomendados como mínimo para las mujeres y 75 microgramos para el hombre.

Fuentes: El selenio debe ser obtenido a través de los alimentos y el agua. Las fuentes de selenio incluyen ajo, cebolla, germen de trigo, uvas rojas, brócoli, yemas de huevo.

 

BIBLIOGRAFIA

Packer L, Colman C. The Antioxidant Miracle, New York: John Wiley & Sons, Inc, 1999.

Packer L. Oxidants and Antioxidants. Methods in enzymology, 1998; 243-245.

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply