MEDICINA DEPORTIVA: Hernia umbilical, por el Dr. N. Barsom

En la columna medicinal de hoy te propongo hacer primero un pequeño juego de mente. Mira las fotos y verás culturistas bien conocidos: Tom Prince, Samuel Vieira, Hidetada Yamagishi, Dennis James y Santana Anderson. Aparte de haber conseguido un nivel muscular extraordinario, ¿qué más tienen en común? Y… lo siento… no hay respuestas A-D ni comodín 50 – 50.

Estamos acostumbrados a comparar primero la musculatura, pero ¿te has fijado en sus ombligos? Están abombados y el artículo de hoy está dedicado a esta protusión que se denomina también hernia umbilical.

¿Cómo se desarrolla?

Todos los niños nacen con un anillo en la pared abdominal por el que pasa el cordón umbilical. A través de este cordón el niño recibe el oxígeno y los nutrientes necesarios para su crecimiento intrauterino. Por lo general se cierre paulatinamente el orificio durante los dos primeros años de vida. Una hernia puede ser consecuencia de un cierre incompleto que queda por siempre. Pero si miramos la situación en personas adultas, este mecanismo no es tan común. Puede también haber una hernia sólo por ser el ombligo una zona anatonómicamente debil de la pared abdominal. Es el caso sobre todo en gente obesa, pero también en algunos deportistas. Entonces se abomba el ombligo y puede salir hacia fuera el peritoneo, o sea la membrana que recubre internamente toda la cavidad abdominal.

¿Quién padece de hernia umbilical?

Muy sencillo: aparte de los recién nacidos donde es una situación normal, todo el mundo puede tenerla. Pero son afecta particularmente a las personas que tienen alta presión intraabdominal (o la han tenido en el pasado): gente obesa, mujeres después del embarazo, personas con un trabajo que requiere gran fortaleza física y – por supuesto – también deportistas que aguantan la respiración mientras levantan pesas.

¿Es sólo un tema estético?

No en absoluto. Puede haber un dolor agudo, pero hay problemas que van más allá – depende todo del tamaño de la hernia. Por lo general las hernias pequeñas con un diámetro de 1 cm o poco más raramente producen síntomas. Sólo se ve la protusión. Al toser es más llamativa y en alguna gente ésta es la única situación donde aparece cierto dolor. El abultamiento desaparece al tumbarse en la cama.

Las hernias de tamaño mediano son las que más problemas producen. Muchas veces los tejidos que se desplazan por el orificio son estrangulados. A bote pronto aparece un dolor muy fuerte. Muchas veces la estructura aprisionada es el gran epiplón, una doblez peritoneal grande en el que se pega tejido adiposo.

En las hernias todavía más grandes esto ya no ocurre porque el anillo es tan grande, que el epiplón se suelta fácilmente por sí mismo. Pero es a la vez suficientemente grande para otro riesgo importante: la estrangulación de una parte del intestino. Entonces la entrada de sangre en ello es interrumpida y mueren las células en su pared por falta de oxígeno. Con la necrosis del intestino salen las bacterias de su interior hacia la cavidad peritoneal (donde normalmente no existen ningunos microorganismos) lo que puede provocar fallo orgánico múltiple y muerte incluso. Un dolor insoportable en rayadas acompañado con náuseas y vómitos indica la afectación del intestino. La razón por la cual esta situación se produce rara vez es porque los pacientes ya buscan ayuda medica antes, cuando su hernia es todavía más pequeña y aparece en diferentes ocasiones el dolor por aprisionamiento del gran epiplón.

¿Puede desaparecer por sí mismo?

En niños pequeños: sí.

En adolescentes y adultos: no, nunca. Tampoco puede empequeñecer, pero siempre se puede acrecentar – y por desgracia también suele hacerlo.

¿Los deportistas… pueden prevenir las hernias?

En la preparación de este artículo he mirado algunas páginas en la web… varias útiles pero también otras donde realmente no sé si reírme o sacudir la cabeza. En una proponen evitar ejercicios que conllevan una tensión alta en el abdomen, por ejemplo la sentadilla, el peso muerto o el press banca. ¡Estupendo! En esa misma página (por cierto: es una de fitness en español) proponen también fortalecer el abdomen y describen los ejercicios ideales para trabajar los músculos en diferentes zonas del abdomen. Dicen que con estos se obtiene un abdomen “sano y plano” y se “impide” la aparición de hernias. ¡Fantástico!

Dennis James, Hidetada Yamagishi y Samuel Vieira … ¡han desatendido solamente su entrenamiento abdominal! La próxima vez que vea a alguien de ellos en una feria o competición se lo diré. Ese consejo… seguro que se echarán en mis brazos por gratitud.

Para hablar sin rodeos:

¡No sirve nada entrenar los abdominales para impedir una hernia umbilical … porque en la zona del ombligo no existe ningún músculo que se podría entrenar! ¡Precisamente por ello la hernia se pasa ahí!

Y para contestar la pregunta si un deportista serio tiene opciones de prevenir una hernia: no las tiene, por lo menos si no quiere dejar el deporte (y esto incluso no impediría su aparición con certitud). Con la disposición genética de desarrollar una hernia, ésta vendrá tarde o temprano.

¿Qué tratamientos hay?

La única terapia que cura la situación es la operación. De vez en cuando propagan en los anuncios publicitarios las fajas para proteger el ombligo. Pero no sirven de nada en personas adultas… todo lo contrario: hasta pueden traumatizarlo, lo que dificulta luego una operación.

¿Quién debería hacerse la operación?

No es necesario operar una hernia umbilical cuando todavía es tan pequeña así que no da síntomas (a no ser que moleste por razones estéticas). Por desgracia, si ya existe una vez, suele crecer si uno se expone continuamente a una tensión alta abdominal, lo que es el caso en el entrenamiento con pesas. Pues a partir del momento en el que crece, no hace falta esperar el dolor. La operación – entonces necesaria en cualquier caso tarde o temprano  – es más fácil cuando la hernia es relativamente pequeña todavía.

¿Y la operación…. cómo transcurre?

Hay varios tipos de operaciones para cerrar el orificio. Muchas veces cierran los proprios tejidos mediante varios puntos de sutura pero en cuánto a los culturistas esto no da resultados satisfactorios. Una simple línea de sutura bajo tensión no aguanta las fuerzas que actuan en ella cuando se entrena con pesos pesados. Así el anillo se abre otra vez poco después. En atletas es imprescindible poner una malla (normalmente de materiales plásticos como el polipropileno o politetrafluoetileno) sobre el anillo y suturarla con la pared abdominal. Así no hay ninguna tensión y con los materiales modernos casi no hay ni infecciones ni rechazo. Subjetivamente tampoco hay el sentimiento del “cuerpo extraño”, no se nota nada después de la curación general.

Normalmente llevan a cabo la operación bajo anestesia general con una herida de 1,5 – 3 cm por debajo del ombligo y una estancia hospitalaria de 1 – 3 días. En ciertos casos es también posible utilizar la anestesia regional o local, depende del tipo y del tamaño de la hernia. El primer día después de la operación cualquier movimiento puede ser doloroso en el abdomen, pero es normal. Tampoco molesta la incapacidad de defecar por cierto tiempo ya que después de la operación el cuerpo suprime cualquier movimiento del intestino por un acto reflejo. El dolor postoperativo desaparece muy deprisa y por término medio ya se puede entrenar normalmente después de 14 días.

Termino el artículo con unas fotos “antes-después” del atleta inglés Darren (“Daz”) Ball. La primera es de 2007, la otra después de su operación.

Daz Ball antes / después:

Espero que os haya gustado el artículo. ¡Hasta la próxima!

 

You can leave a response, or trackback from your own site.

2 Responses to “MEDICINA DEPORTIVA: Hernia umbilical, por el Dr. N. Barsom”

  1. David Rojas dice:

    Hola, hace 24 días estoy operado de una hernia empece a caminar desde los 15 días, y de ahí a aumentar el ritmo camino diario 80 minutos a un paso constante.

    Puedo empezar a realizar estiramientos dirigidos y fortalecimiento físico o espero mas tiempo?

  2. Mariano dice:

    En el caso de una hernia abdominal sugieren la colocacion de una malla o redesilla interna. Esto puede interferir visualmente en la marcacion de la musculatura. Puede ser que esta malla “borre” los cortes de la musculatura? Saludos!

Leave a Reply